Valle del Magro

Por sus características geográficas, el Valle del Río Magro nunca fue una ruta natural homogénea en toda su extensión. Es heterogeneidad es lo que explica el hecho de que, a pesar de ser un río relativamente corto, haya recibido muchos nombres en tiempo históricos: Río Juanes, Magro, Oleana, Alcalá y Rambla Algemesí. El nombre de rambla, aunque se refiere principalmente a la cuenca baja, señala su carácter torrencial.

El que se haya identificado a un mismo río con diversos nombres se debe a que el curso medio está formado por un desfiladero de difícil acceso y nunca ha sido un vía de comunicación normalmente utilizada, lo cual ha hecho que la división geográfica en tres nítidos tramos lo conviertan, al menos, en sentido figurado, en varios ríos con identificaciones distintas a escala local o comarcal. En cambio, tanto el curso superior como el inferior han sido las rutas naturales de norte a sur desde hace miles de años.

Fauna

El Río Magro, constituye un valioso reservorio de vida para una importante y delicada diversidad ornitica. Podemos encontrar aves que llegan a nidificar como son el Ánade Azulón y la Gallineta. Existen otras aves que se dejan ver en migración como la Garza Real o el Martinete, limícolas como el Andarrios Grande y el Chico o incluso el Martín Pescador que se ha podido observar en contadas ocasiones. Paseriformes nidificantes locales como la Lavandera Blanca y la Cascadeña suelen alimentarse de sus orillas, así como el Bisbita Alpino, que sólo se presenta en el Valle del Río Magro durante el período invernal. Además el río alberga otras especies como la rana común, barbos y el cangrejo americano.

Flora

Encontramos una vegetación característica de los medios acuaticos donde podemos encontrar, sobre todo eneas, juncos y puntualmente algún carrizo. Como árboles representativos aparecen los chopos, los olmos y, aunque menos habituales, podemos encontrar fresnos de hoja pequeña. Otras especies que se representan en los bosques riparios del Río Magro son los alamos blancos, los sauces y los nogales. Pero además el paisaje agricola también domina el Valle del Río Magro por lo que podemos encontrar cultivos de vides, almendros y olivos.