San Juan

Historia

La pedanía de San Juan es una de las más antiguas del término municipal de Requena. Aunque las primeras referencias sobre este núcleo se encuentran en documentos de la Edad Media, y siempre están relacionadas con la Vereda Real que conectaba la Mancha con Valencia, en el siglo XVIII las edificaciones que rodeaban a la primitiva casa de labor todavía se encontraban demasiado diseminadas como para formar una población propiamente dicha.

En 1887 la pedanía contaba con 319 habitantes, que se convertirán en 513 en 1950. A partir de ese momento el dato de población desciende bruscamente hasta llegar a los 95 habitantes actuales.

En la partida de San Juan se incluyen los despoblados Barrio de Los Tunos, El Molino de los Frailes y la Casa del Conde. Todavía siguen habitados el Caserío de Calderón y la Casa Dominio del Arenal.

Actividad Económica

Como en todas las aldeas de la Vega del Río Magro su economía se basa en la viticultura. La Cooperativa Viticultores San Juan Bautista es la encargada de la elaboración y almacenaje de los vinos producidos en esta aldea.

Entorno Natural y Cultural

En San Juan, junto al puente romano, se encuentra situado el Totem "Rosa al Viento" obra del escultor Emilio Gallego. Esta escultura fue realizada en 1998 con motivo de las II Jornadas "Salvemos el Río Magro" promovidas por el Grupo de Actividades Medioambientales (GAM).

La actual iglesia, edificada en los años setenta, tiene su origen en una primitiva ermita edificada en 1667 por el terrateniente Juan Ramírez. Más tarde en 1798, un descendiente de Ramírez reedificó la pequeña ermita para poder atender el crecimiento poblacional que experimentó San Juan entre los siglos XVII y XVIII.

Fiestas

Las fiestas patronales en honor a San Juan a finales de junio. Entres sus actos destacan el encendido de la hoguera, donde se pueden degustar embutidos y vinos, y el baile.