Aldeas

Hasta el siglo XVIII la población rural del actual término de Requena no fue abundante, pues la mayoría del territorio estuvo dedicado a dehesas de pastoreo, en las que existían casas dispersas. En los alrededores de estas casas se fueron abriendo terrenos de cultivo, dedicados a cereal o al regadío, en donde era posible, y se fueron creando las llamadas “labores”, latifundios de mayor o menor extensión, pertenecientes a familias urbanas acomodadas y en las que trabajaban jornaleros o renteros.

A partir del siglo XVIII, con el crecimiento de la población se va ampliando el terreno cultivado y van formándose las actuales aldeas con población concentrada y abundantes casas dispersas de labor y pequeños caseríos.

Desde el siglo XIX, tras las desamortizaciones, y sobre todo con la masiva plantación de vid, en la segunda mitad de esa centuria, el crecimiento poblacional de las aldeas fue vertiginoso hasta mediados del siglo XX. En esta época la ciudad contaba con unos 8.500 habitantes y la población rural alcanzaba los 12.000. Pero, el éxodo rural que se inicia en la segunda mitad del siglo XX ha ido vaciando caseríos y casas de labor, algunas aldeas y menguando otras.

Actualmente la población urbana ha crecido, sobrepasando los 16.000 habitantes en la ciudad y la rural ha menguado, existiendo en las 25 pedanías poco más de 4.000 habitantes, contando que en San Antonio se concentran casi 2.000.

Los habitantes del espacio rural requenense se han dedicado a la agricultura de secano mayoritariamente pasando de los cereales a la vid para convertirse éste en monocultivo. Hay que añadir una parte dedicada a olivos y almendros, habiéndose desterrado el cultivo del cereal prácticamente en la actualidad. Las huertas que fueron muy estimadas por la producción de hortalizas, cereales, forrajes y leguminosas, están hoy abandonadas por la escasa rentabilidad.

Complemento de la producción agrícola fue la ganadería de ovejas y cabras y la apicultura que desde siglos practicó la trashumancia a la Sierra de Cuenca en verano y a comarcas valencianas más cálidas en invierno. Importante fue el aprovechamiento del monte en aldeas situadas entre pinares, hasta que se inició el éxodo rural. Hacheros, leñateros, tornilleros y carboneros tenían limpios nuestros montes y ganaban, duramente con ello, su jornal.

Dentro de los dedicados a la agricultura existieron diferentes escalas entre las que cabe destacar los labradores hacendados con sirvientes permanentes y jornaleros a temporadas. Labradores de mediana propiedad que contrataban jornaleros temporeros. Labradores de pequeña propiedad que aumentaban sus rentas con la apicultura. Renteros que vivían en labores y pagaban a los amos su correspondiente rento en especie y los jornaleros que podían ser permanentes en una labor o con un hacendado y los jornaleros temporeros que trabajaban en recolecciones y en el tiempo libre en el aprovechamiento del monte. Los pastores podían ser propietarios, contratados en una labor o en casas de hacendados.

  • Barrio Arroyo

    Barrio Arroyo se encuentra entre San Juan y Roma, a poco más de un kilómetro de San Antonio, de la que le separa el Río Magro.

  • Calderón

    Esta aldea, que surgió al costado de la Casa Calderon, es la más pequeña de la Vega del Río Magro

  • Campo de Arcis

    Nos encontramos en una de las aldeas con mayor población estable del municipio de Requena.

  • Casas de Cuadra

    Recibe su nombre D. Alonso de la Cuadra, quien poseía tierras y casa en esta partida hacia 1710

  • Casas de Eufemia

    En Casas de Eufemia viven habitualmente unas 170 personas, en una población que se encuentra a unos 10 minutos en coche de Requena.

  • Casas de Soto

    Esta aldea, rodeada de pinadas, es un lugar idóneo para pasar el verano y descansar

  • Casas del Río

    Si lugar a dudas lo más destacado de esta pedanía es la noria de madera construida originariamente en el siglo XVIII

  • El Azagador

    El nombre de la pedanía de El Azagador tiene su origen en la conversión en regadío de las riberas del Río Oleana (hoy Río Magro) por los árabes

  • El Derramador

    Su nombre proviene probablemente de los derrames de las antiguas casas de labor de la zona. Los inicios se encuentran ligados a la Casa Oria (hoy Bodegas Torre Oria), antigua casa de labor

  • El Pontón

    El Pontón es la pedanía más cercana a Requena, a unos 3 kilómetros. Es una de las aldeas mejor comunicadas, y eso hace que su futuro esté más que asegurado.

  • El Rebollar

    El origen del Rebollar se debe a una primitiva ermita situada junto al camino viejo de Valencia, no muy lejos de la ermita de Nrta. Sra. del Rosario

  • Fuenvich

    Posee numerosos parajes, caminos y sendas por donde pasear entre los que cabe destacar el Toyo Oscuro

  • Hortunas

    En su entorno encontramos diferentes caminos y rutas que nos permiten disfrutar de agradables paisajes

  • La Portera

    Rodeada de bosques y montañas ofrece multitud de posibilidades para pasear, ir en bicicleta o hacer senderismo

  • Los Cojos

    Uno de sus mayores atractivos es el paraje conocido como El Saltadero ubicado junto a la Rambla Albosa

  • Las Nogueras

    Las Nogueras, situada en plena Sierra de Juan Navarro, cuenta con indudables valores naturales y paisajísticos

  • Los Duques

    Situado dentro del Parque Natural de las Hoces del Cabriel, cuenta con una gran variedad de parajes y paisajes naturales

  • Los Isidros

    Los Isidros, situada en la N- 332 que une Requena con Albacete, es una de las más pedanías más dinámicias del término gracias a sus más de 500 habitantes

  • Los Pedrones

    El paisaje de esta aldea está formado por una gran extensión de viñedos y bosques de pinos que nos invitan a dar largos y placenteros paseos

  • Los Ruices

    Los Ruices es una de las pedanías más alejadas de Requena, ya en el límite con el término municipal de Venta del Moro

  • Penen de Albosa

    Sus inicios van unidos a una casa de labor que un rico industrial sedero de Requena, apellidado Penén, construyó en este paraje

  • Roma

    Roma, una de las pedanías de la vega del Río Magro, se encuentra a unos 7 kilómetros de Requena, y a unos escasos dos kilómetros de San Antonio, prácticamente un paseo.

  • San Antonio

    El origen histórico de San Antonio es muy antiguo y ya consta como entidad estable de población a mediados del siglo XV, como lo prueba la construcción de su ermita en el año 1444 bajo la advocación de San Antonio

  • San Juan

    Los primeras referencias sobre este núcleo se encuentran en documentos de la Edad Media, y siempre están relacionadas con la Vereda Real que conectaba la Mancha con Valencia

  • Villar de Olmos y La Cañada

    Villar de Olmos cuenta con importantes yacimientos arqueológicos que acreditan la presencia humana en la zona hace miles de años