Iglesia de Santa María

Historia

Ninguno de los historiadores se ha puesto de acuerdo sobre la fecha en la que se construyó la iglesia. Por un lado, Domínguez de la Coba fecha la fábrica de la iglesia en la misma época en que se erigió la iglesia del Salvador (1380-1533), Rafael Bernabeu nos indica que fue construida en el siglo XIV y que la "obra primitiva era de estilo románico" Por otro lado Juan Piqueras y Ignacio Lafuente nos señalan el siglo XV como fecha de su edificación sobre el solar de una antigua capilla dedicada a la Virgen del Pópulo. Pero otros autores como Luis Gauner y Joan Fuster la datan a finales del siglo XV y principios del XVI.

Un pronto testimonio de 1333 es una carta enviada desde Roma, al racionero de esta parroquia, mucho antes de que se comenzara la obra gótica de su capilla mayor y de su portada y se concluyera su nave barroca en el primer tercio del siglo XVIII. La supresión de la iglesia fue publicada en el Boletín Oficial del Arzobispado de Cuenca el 5 de agosto de 1897. Al ser suprimida sus feligreses y ornamentos se repartieron, según dispuso el Obispo de Cuenca, entre las iglesias del Salvador y San Nicolás. A pesar de la supresión permaneció abierta hasta 1936.

Durante la Guerra Civil fue saqueada y convertida en almacén lo que motivo la desaparición del mainel de acceso, el altar mayor de J. Mollins, la imaginería, el zócalo de azulejos de Manises del siglo XVIII y el órgano que había sido realizado por Jaime de la Fuente en 1738.

En 1981, desde el Ministerio de Cultura, se plantea la posibilidad de abordar su restauración pero no fue hasta 1987 cuando se iniciaron los trabajos. En el año 2000, una vez concluidos los trabajos de restauración del edificio y de algunas policromías barrocas, fue bendecida por el Arzobispo de Valencia.

Desde que se abrió al público en el año 2005 está destinada a sala de exposiciones y conciertos.

Portada

Podemos observar que es una portada simétrica y abocinada muy parecida a la iglesia del Salvador. En su umbral escalonado aparece un banco pedestal del que arrancan tres de las cuatro arquivoltas. Las arquivoltas se encuentran adornadas con hojas de acanto, pero también podemos observar imágenes de animales fantásticos y figuras humanas. Los intercolumnios arrancan, en número de tres, por cada lado del banco pedestal como las arquivoltas. En el más exterior se representan ocho querubines con tres pares de alas y en posición orante y en el segundo encontramos cinco pares de ángeles músicos con diversos instrumentos medievales (chirimías, rabel, vigüela de mano, laúd). En el tercero podemos observar seis pares de vírgenes mártires con sus atributos correspondientes.

En el tímpano está representada la Anunciación del Señor y en el parteluz, sobre un pedestal adornado con ángeles y rematado con dosel, encontramos la Virgen con el Niño. A los lados de la fachada, a la misma altura de la virgen del parteluz, observamos la imagen de los apóstoles. Todavía podemos reconocer a Santiago Apóstol, por su sombrero y zurrón, a San Andrés, por llevar la cruz en forma de aspa, a San Juan y a San Bartolomé. 

En la cornisa superior encontramos, separadas por las puntas de los arcos conopiales, diferentes  figuras (lobos, salamandra, oso, perro, leones y liebres) las cuales tienen una amplia simbología ya hacen alusión a los pecados.

En el exterior se aprecia claramente la parte que corresponde a la capilla mayor, mucho más elevada y con sus muros inconclusos en la parte superior, con la intención de terminarlos, así como sus muros bajos de sillería. La parte correspondiente a la bóveda barroca es más baja externamente y los muros, desde la portada hasta los pies del templo, son de tapial y corresponden a la obra primitiva del edificio.

En la parte posterior de la portada encontramos la torre campanario que está construida en mampostería y argamasa, con revoco simulado de sillería y rematada con una cornisa almenada.

Interior

Se trata de un templo con una nave central con capillas en los contrafuertes y entrada lateral. En la bóveda podemos ver dos estilos, el estilo gótico de la zona del altar, con bóveda de tracería gótica del siglo XVI y el resto de la nave de estilo barroco del siglo XVIII. A los pies de la iglesia encontramos el coro, de estilo barroco y con perfil curvo, que fue construido en 1763 por Antonio García.

La iglesia estaba decorada, desde el siglo XVIII, por un zócalo de azulejería que representaba los Misterios del Rosario. Cada panel estaba adornado con diferentes motivos vegetales, flores, frutos y guirnaldas.

Destaca en su interior la capilla de Ntra. Sra. del Rosario, originalmente dedicada a Santiago Apóstol, patrón de los Caballeros de la Nómina. Posee esta capilla dos cúpulas, una de ellas decorada con pinturas de ángeles músicos y en los muros dos óleos de buena factura representando uno de ellos la Batalla de Lepanto y el otro el milagro legendario del caballero decapitado, atribuido a Santo Domingo de Guzmán. En otra de las capillas laterales de la parte opuesta existe una pintura fragmentada del siglo XVI representando a San Cristóbal.

Dirección

C/ Santa María, s/n

Horario

Viernes a domingo de 11´00 a 14´00 y 16´00 a 19´00 horas (solo cuando hay exposición).

Días de cierre anual: 1 y 6 de enero, 24, 25 y 31 de diciembre y todos los lunes no festivos.