Iglesia del Salvador

Historia

La iglesia del Salvador, junto con la iglesia de Santa María, es un excelente ejemplo del llamado gótico flamígero o gótico isabelino. Su construcción se inició en 1380, sobre una antigua ermita dedicada a Santa Bárbara, y finalizó en 1533. En 1409 fue declarada iglesia principal de La Villa y en 1519, ante las frecuentes disputas, la rota dictaminó la preeminencia de la iglesia del Salvador sobre la iglesia de San Nicolás. Los primeros archivos parroquiales comenzaron en 1531, fue declarada parroquia principal en 1601 y en 1647, en virtud de una Bula Papal otorgada por Inocencio X, se le otorgó el título de Iglesia Arciprestal. En la iglesia del Salvador se celebraban las exequias pontificias, la recepción de monarcas y prelados, la publicación de bulas, la misa del Sábado de Gloria y las octavas de la Procesión del Corpus.

El 4 de junio de 1931 fue declarada, junto con la iglesia de Santa María, Monumento Nacional. En agosto de 1936 el interior de la iglesia quedó totalmente arrasado desapareciendo imágenes, retablos, archivos y ornamentos, los cuales fueron quemados en la misma puerta de la iglesia.

Portada

La composición de la fachada es similar a la iglesia de Santa María. La portada, con forma abocinada, ocupa desde el suelo hasta el rosetón. En la parte superior, fuera de la portada, aparece el frontón rematado con una cornisa de piedra con bolas isabelinas y rosetón. Entre este y las arquivoltas podemos ver la típica decoración de tracería gótica.

En su umbral escalonado aparece un banco pedestal del que arrancan tres arquivoltas abocinadas decoradas con cadenas florales de hojas y lazos, excepto en la central que está decorada con hojas y racimos de uvas. En el intercolumnio más exterior se representan, bajo dosel, seis pares de vírgenes con tributos en las manos y en el más interior encontramos cinco pares de ángeles con símbolos de la pasión.

En el tímpano, decorado con tracería gótica, está representada la Transfiguración del Señor, un hierático y casi románico Salvador rodeado por una mandorla de ángeles. En la parte inferior, y en los inicios de las arquivoltas, encontraríamos la figura de los apóstoles sobre pedestales adornados con motivos de hojas de roble, frondas y heráldica. Actualmente los apóstoles están bastante deteriorados o con faltantes y únicamente se conserva completa la imagen de San Pedro.

En el eje central de la portada encontramos el parteluz o mainel que separa las dos puertas. En este, bajo dosel y sobre pedestal estaba situada la imagen de la Virgen María que desapareció durante la Guerra Civil.

Interior

Se trata de un templo con una nave central y dos laterales con capillas adosadas en sus contrafuertes. Las naves se dividen en cuatro tramos y la cabecera. El primero, a los pies, corresponde al acceso y hace las veces de umbral. A los tres tramos siguientes continua la cabecera, la cual a su vez está divida en dos tramos uno correspondiente al ábside y el otro a una falsa girola o trasaltar. Los dos tramos que coinciden con los pies del templo fueron reconstruidos a partir de 1779 porque se derribaron al hundirse la torre campanario que se había elevado en 1636. La bóveda de cañón y la sencillez decorativa de estos dos tramos nos hablan de este hecho. En su tercer tramo y en los ábsides, así como en las naves laterales, se aprecian claramente las crucerías góticas, aunque cubiertas por una delicada ornamentación barroca llevada a cabo por el famoso maestro Juan Pérez Castiel.

Campanario

La torre campanario actual es del último tercio del siglo XVIII con su base de piedra y su parte superior de ladrillo, con seis arcadas para sus seis campanas. Está rematada por un tejadillo a cuatro aguas cubierto por tejas azules en forma de chapitel que culmina con bola, veleta y una cruz muy decorada.

Capilla de la Comunión

La Capilla de la Comunión, de estilo neoclásico, fue construida a mediados del siglo XVIII por Juan Pérez Castiel, sobre el solar de una antigua casa-abadia adosada a la iglesia del Salvador. El interior, de planta octogonal, está formado por una composición clásica de arcos de medio punto flaqueados por pilastras corintias. La capilla en su exterior aparece como un volumen prismático donde destaca el tambor, la cúpula cubierta con tejas azules y la linterna. La puerta de la capilla, es de molduración clásica con dintel recto y adovelado. En el tambor, con ocho ventanas, encontramos una pequeña hornacina adornada con pilastras corintias y frontón.

Dirección

Plaza del Salvador, s/n